mié. Jul 24th, 2024

Luego de los horrores de guerra del pasado, varios países se comprometieron a velar por la libertad de decidir informadamente, de ahí nace el Código de Núremberg el cual establece en su primer punto:

Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción; debe tener suficiente conocimiento y comprensión de los elementos implicados que le capaciten para hacer una decisión razonable e ilustrada. Este último elemento requiere que antes de que el sujeto de experimentación acepte una decisión afirmativa, debe conocer la naturaleza, duración y fines del experimento, el método y los medios con los que será realizado; todos los inconvenientes y riesgos que pueden ser esperados razonablemente y los efectos sobre su salud y persona que pueden posiblemente originarse de su participación en el experimento. El deber y la responsabilidad para asegurarse de la calidad del consentimiento residen en cada individuo que inicie, dirija o esté implicado en el experimento. Es un deber y responsabilidad personales que no pueden ser delegados impunemente.

https://es.wikipedia.org/wiki/Código_de_Núremberg

Con el fin de contribuir con toda persona en relación de dependencia, compartimos aquí nuestra propuesta de una Hoja de Responsabilidad para ser entregada a todo empleados que pretenda violar nuestra libertad de decisión informada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *