jue. May 23rd, 2024

Información acerca de la pandemia de COVID-19 y las medidas

Una verdadera sociedad democrática siempre está abierta a la discusión, no hay peligro más grande que el discurso único, y cuando los temas en cuestión tienen impacto sobre la libertad y garantías constitucionales, es imperativo que exista un debate abierto fundamentado en ciencia dura y fría.

Todo es un negocio: Los negocios de los amigos del presidente.

Frente Por La Verdad

Las decisiones que como ciudadanos tomamos, se basan en la información que obtenemos de nuestro entorno, desde opiniones de boca en boca, titulares, columnas y artículos de prensa, noticieros televisivos o radiales, redes sociales, etc. Sin embargo, quien controle a todos los anteriores tendrá el poder decidir qué información llega o no a nosotros, y es un hecho probado que tanto la mayoría de los medios tradicionales como las redes sociales, están en línea en una agenda de desinformación a las masas.

Es por ello que creamos esta página, con el fin de proveer información verificada en relación a la pandemia de COVID-19 y las políticas gubernamentales justificadas con esta, esperando poder informar y exigiendo que cada pieza de información sea verificada por quien así lo desee.

  1. Las pruebas de PCR no son confiables
  2. El COVID-19 se sobrevive con un tratamiento sintomatológico
  3. Las mascarillas no funcionan, al contrario, causan más daño
  4. Las cuarentenas NO detuvieron ni redujeron significativamente el contagio
  5. Las vacunas NO son seguras
  6. NO se trata de salud, se trata de control

1. Las pruebas de PCR no son confiables

La prueba de PCR que utiliza la técnica de reacción en cadena de la polimerasa, fue inventada por el científico y bioquímico estadounidense Kary Banks Mullis, y en reconocimiento a su papel en la invención de esta técnica recibió el Premio Nobel de Química de 1993, y junto con Michael Smith recibió el Premio de Japón ese mismo año. Kary Mullis compartió en varias entrevistas acerca de su técnica de PCR y cómo podía utilizarse indebidamente, así mismo, comentó acerca del Dr. Anthony Stephen Fauci, el científico e inmunólogo estadounidense que se desempeña como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH) de EEUU, acá sus conclusiones:

  1. La prueba de PCR puede encontrar cualquier cosa si se amplifica demasiado.
  2. La prueba de PCR categóricamente NO deben usarse para diagnóstico.
  3. Las interpretación de las pruebas puede ser manipulada.
  4. Anthony Fauci no sabe nada de nada, no debería dirigir el NIH, tiene una agenda que NO es la salud, y no tienen problema en mentirle al pueblo que paga su sueldo.

Acá los vídeos de estas entrevistas:

Los ciclos vs. los resultados

Es imperativo comprender cómo funciona la prueba de PCR, esta prueba amplifica las porciones de material ARN/ADN que encuentre en la muestra, repito y recalco, las porciones de ADN/ARN de ARN/ADN que encuentre, las duplica por ciclos, y en palabras del mismísimo director del NIH, Anthony Fauci, pasados los 33 ciclos de duplicación/amplificación, posiblemente no sea material infeccioso, sin embargo, en EEUU, la mayoría de laboratorios utilizaron hasta 45 ciclos de amplificación, causando una ola de falsos positivos.

Para ilustrar lo ridículo de la amplificación es imperativo comprender que hablamos de potencias; por cada ciclo, estamos duplicando la misma muestra, de ahí que si utilizamos 35 ciclos, una porción de ARN/ADN resultaría en 34,359,738,368 porciones de estas proteínas, y haciendo una analogía, si un arroz fuera una porción de virus, al pasar por el test de PCR se producirían 36 contenedores de 40 pies repletos de arroz, ese es el nivel de amplificación con 35 ciclos, y utilizando 45 ciclos de una porción de virus obtendríamos 35,184,372,088,832 porciones, usando la analogía del arroz, si un arroz fuera una porción del virus, al pasar la prueba de PCR con 45 ciclos produciría 35,840 contenedores de arroz.

Un artículo del New York Times realizó una nota analizando lo que sucedería si los laboratorios utilizaran 30 ciclos en vez de 35 o 45, y se reveló que con 30 ciclos los casos se redujeron en un 63%, y cuando un laboratorio de Massachusetts hizo lo mismo, casi el 90% de los casos positivos desaparecieron, es importantísimo tomar en cuenta que en 2007 la prueba de PCR provocó una falsa pandemia de tos ferina en un hospital de New Hampshire, 100% de los casos eran falsos positivos.

En Guatemala el ministro Francisco José Coma Martín se rehúsa a responder cuántos ciclos están utilizando las pruebas de PCR, y más importante aún, en ningún documento emitido por el Legislativo o el Ejecutivo, se establece un estándar de número de ciclos para la prueba de PCR, permitiendo que exista abuso de las autoridades para decretar medidas innecesarias y justificar millonarios gastos al estado.

2. El COVID-19 se sobrevive con un tratamiento sintomatológico

El 24 de enero de 2022, el Senador estadounidense Ron Johnson invitó a un grupo de médicos y expertos médicos de renombre mundial al Senado de los EEUU para brindar una perspectiva diferente sobre la respuesta global a la pandemia, el estado actual del conocimiento sobre el tratamiento temprano y hospitalario, la eficacia y seguridad de las vacunas, analizando qué salió bien y qué salió mal, qué debe hacerse ahora y qué debe abordarse a largo plazo, en esta audiencia titulada “COVID-19: una segunda opinión“, una de las conclusiones más claras fue que el tratamiento temprano salva vidas:

Es imperativo comprender que, como quedo expuesto en esta audiencia en el Senado, la mayoría de las muertes se dieron por por mala praxis, y en ocasiones, por nulo tratamiento, ya que según los protocolos de la OMS, los doctores debían de evitar practicar medicina, nunca se tomó en cuenta realizar exámenes de sangre, heces u orina, para determinar qué problemas presentaban los pacientes con el fin de brindar un tratamiento a cada padecimiento y así estabilizar al paciente, la recomendación fue dar analgésicos de todo tipo y en casos serios, dar oxígeno, cosas que NO resolvieron los síntomas que afectaron a los pacientes.

3. Las mascarillas no funcionan, al contrario, causan más daño

Primero hay que tener claro que decir a secas “las mascarillas” no dice nada, es demasiado ambiguo, por lo que cada vez que aquí se mencione “las mascarillas”, nos referimos a aquellas que la gran mayoría de personas utiliza, regularmente, mascarillas plásticas sin certificación alguna, y que para colmo, utilizan mal, usándolas de forma prolongada, sin un debido lavado de manos al quitársela y ponérsela, tocándola por el frente, para luego tocarse ojos, nariz o boca.

El 31 de mayo el New York Times reconoció en un artículo, que los datos recopilados muestran claramente que usar o no mascarilla tiene cero impacto estadístico contra el COVID, acá una cita traducida del mismo:

Dado esto, uno pensaría que las comunidades donde el uso de máscaras ha sido más común habrían tenido muchas menos infecciones por covid. Pero ese no ha sido el caso.

En las ciudades de EE. UU. donde el uso de mascarillas ha sido más común, el covid se ha propagado a un ritmo similar al de las ciudades resistentes a las mascarillas. Los mandatos de mascarillas en las escuelas también parecen haber hecho poco para reducir la propagación. Hong Kong, a pesar del uso casi universal de máscaras, sufrió recientemente uno de los peores brotes de covid del mundo.

Los defensores de los mandatos a veces argumentan que tienen un gran efecto incluso si no es evidente en los datos de toda la población, debido a la cantidad de otros factores que están en juego. Pero este argumento parece poco convincente.

David Leonhardt – The New York Times

Según un estudio de revista médica comparando las tasas de mortalidad por Covid-19 en los condados de Kansas durante el apogeo de la pandemia, se presume que los mandatos de mascarilla podrían estar asociados con tasas de mortalidad más altas.

El estudio se titula “El efecto Foegen: un mecanismo por el cual las mascarillas contribuyen a la tasa de letalidad por casos de COVID-19” escrito por el médico alemán Zacharias Fögen fue publicado el febrero de 2022 en la revista Medicine, y

El documento analizó si el uso obligatorio de mascarillas influyó en la tasa de letalidad en Kansas durante el período del 1 de agosto al 15 de octubre de 2020. Se tomo como referencia Kansas para la comparación porque el estado permitió que cada uno de sus 105 condados decidiera si implementaban o no mandatos de uso de mascarillas, y 81 condados decidieron ir en contra de la medida.

El hallazgo más importante de este estudio es que, contrario al pensamiento aceptado de que “mueren menos personas porque las máscaras reducen las tasas de infección”, sucede que no es el caso.

Los resultados de este estudio sugieren fuertemente que los mandatos de máscara en realidad causaron alrededor de 1.5 veces la cantidad de muertes o un ~50 % más de muertes en comparación con medidas sin mascarilla obligatoria.

The Foegen effect -Fögen, Zacharias MD

Existen gran cantidad de estudios y análisis que exponen el nulo impacto positivo del uso de las mascarillas, como el expuesto por Ian Miller:

Ahora bien, para personas que tienen el más mínimo uso del sentido común, y el más básico entendimiento de cómo funcionan los gérmenes y nuestro sistema respiratorio, esto no es ninguna noticia nueva, es obvio y evidente que utilizar por tiempo prolongado una mascarilla no certificada sólo servirá de calvo de cultivo de diferentes gérmenes que luego serían respirados causando más complicaciones, además de afectar la oxigenación de quien la utiliza, además, sin estrictas medidas de higiene, evitando tocar el frente de la mascarilla, ojos, nariz y boca, el uso de la mascarilla es totalmente inútil. ¿Cuántas personas utilizan una mascarilla KN95 cambiándola al menos cada 8hrs con estrictas medidas de higiene? ¿Quién tiene ese presupuesto? Ahí el problema.

4. Las cuarentenas NO detuvieron ni redujeron significativamente el contagio

Según concluye un estudio de la Johns Hopkins University publicado en mayo 2022, se confirma que los beneficios de los confinamientos fueron pocos o nulos para evitar la mortalidad por COVID-19 durante la pandemia. El metaanálisis resalta que distanciamiento social en Europa y EEUU durante la primavera de 2020 solo redujo la tasa de mortalidad por COVID-19 en un 3.2%.

Nuestros resultados también están respaldados por los experimentos naturales que hemos podido identificar. Los resultados de nuestro metaanálisis respaldan la conclusión de que los confinamientos en la primavera de 2020 tuvieron poco o ningún efecto sobre la mortalidad por COVID-19

Jonas Herby, Lars Jonung, and Steve H. Hanke – Johns Hopkins

Los resultados coinciden con otros publicados por la universidad en febrero de este año. En ese momento, el análisis explicaba que los confinamientos habrían reducido la muerte por el virus solo en 0.2% durante la primera ola de coronavirus en Europa y EEUU. El estudio detalló que limitar poder salir a la calle y las reuniones pudiera haber influido en el aumento de la tasa de mortalidad por la enfermedad.

Las limitaciones pueden aislar a una persona infectada en casa con su familia, donde corre el riesgo de infectar a los miembros de la familia con una carga viral más alta, lo que provoca una enfermedad más grave

Jonas Herby, Lars Jonung, and Steve H. Hanke – Johns Hopkins

Además, el estudio reveló que las cuarentenas tuvieron otras consecuencias que afectaron a los ciudadanos directamente, entre ellas, aumento en el desempleo, la reducción de la escolaridad, aumento en los incidentes de violencia doméstica y el aumento de sobredosis de drogas, exactamente lo mismo que advirtieron los doctores Dan Erickson y Artin Massihi de Accelerated en California en abril del 2020 en una entrevista realizada por el canal 23ABC News que fue censurada por YouTube al día siguiente, la misma que tuve el gusto de subtitular al español, y que causó mi suspensión de diferentes redes sociales, acá pueden verla:

5. Las vacunas NO son seguras

Toda vacunación debe ser informada y voluntaria, citando una porción del primer Artículo del Código de ética médica de Núremberg:

Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción; debe tener suficiente conocimiento y comprensión de los elementos implicados que le capaciten para hacer una decisión razonable e ilustrada.

Código de Núremberg – Wikipedia

Tomando en cuenta lo anterior, resulta sorprendente que autoridades médicas y de gobierno insistan en promover falsamente que las “vacunas” son seguras y efectivas sin ningún estudio formal que pruebe fuera de toda duda que así lo sean, de hecho, según reporta el Washington Examiner, la multi-billonaria y corrupta farmacéutica Pfizer intentó ocultar por 75 años los documentos de sus ensayos con sus vacunas, querían que fueran disponibles hasta el año 2097, sin embargo, gracias a un fallo por parte del juez federal de distrito de EEUU, Mark Pittman, se obligó a que la farmacéutica y la FDA liberaran la información en menos de 8 meses.

La “Public Health and Medical Professionals for Transparency” dijo que los datos deberían hacerse públicos rápidamente porque la FDA tardó poco menos de cuatro meses en revisar los datos antes de otorgar la aprobación total para la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19.

Con la liberación de los primeros lotes de documentos de Pfizer, el medio The Counter Signal encontró que más de 1,200 personas murieron durante los ensayos de las vacunas de Pfizer, y el Dr. Jesse Santiano publicó los 1,289 efectos adversos de especial interés, sólo con esos datos podemos observar que NO son seguras, de hecho, Johnson & Johnson, Pfizer, Moderna y se han visto obligados a aceptar que sus “vacunas” tienen efectos adversos como miocarditis y pericarditis… ¿Y de qué hemos tenido una ola de casos? ¿De qué es de lo que muere misteriosa y repentinamente la gente en la calle?

Fuente
Fuente

Según datos recopilados por el grupo @DespiertosGT, basándose en información del Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala (COLMEDEGUA), en 2019 fallecieron 28 médicos, en 2020, durante las olas de pandemia, fallecieron 49 médicos, luego de iniciar la inoculación experimental, desde 2021 hasta marzo 2022, han fallecido 144 médicos, un aumento desmedido de muertes post inoculación que debería ser investigado:

Artículo completo

Según datos de septiembre del 2021 en el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS por sus siglas en inglés) del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), estas son algunas de las reacciones adversas a las “vacunas” COVID que han recolectado, tomando en cuenta que de todos los casos de reacciones, el VAERS sólo registra el 1% aproximadamente, y tomando en cuenta que el sistema VAERS tiene como función, servir de alerta temprana para que los profesionales de la salud investiguen las causas de estos efectos:

Según reportó The Exposé el 11 de junio 2022, actualmente han habido al menos 77,000 muertos y 7.3 millones de damnificados a causa de a la vacunación contra el COVID en EEUU, Europa, Reino Unido y Australia:

Los últimos informes publicados por los reguladores de medicamentos de todo el mundo revelan que se han informado al menos 7,3 millones de lesiones como reacciones adversas a las inyecciones de Covid-19 hasta finales de mayo y principios de junio de 2022, incluidas 77.068 muertes.

Sin embargo, estas terribles cifras no ilustran la verdadera naturaleza de las consecuencias de la vacunación contra el covid-19 porque los reguladores de medicamentos estiman que solo del 1 al 10 % de los eventos adversos se notifican.

Y un estudio adicional muestra que esto está lejos de lo esperado con datos de los EE. UU. que revelan que la vacunación contra el covid-19 está demostrando ser al menos 49 veces más letal que la vacuna contra la gripe por número de dosis administradas.

The Exposé

Es imperativo tener en cuenta que, según el Código de ética médica de Núremberg, toda esta información debería ser dada a toda persona que considere inocularse, previo a dar consentimiento¿Le informaron de los efectos adversos? ¿Le informaron de que sus datos serían publicados por el Ministerio de Salud?

Ahora bien, si usted se inoculó y no sufrió ninguna reacción adversa, considérese afortunado en vez de concluir que son seguras, le recomiendo leer el artículo “The Vaccine Lottery: Estudio de los reportes del VAERS descubre las inyecciones Covid más tóxicas” donde se revela que los fabricantes produjeron lotes inofensivos y lotes que causaron muertes, de forma coordinada:

6. NO se trata de salud, se trata de control

Una cosa son los temas de salud, y otro son las políticas y decisiones gubernamentales que utilizan como excusa una presunta pandemia, es imperativo tener claros los siguientes puntos:

Bill Gates, la pandemia, y las ganancias

Bill Gates dirige la fundación Bill y Melinda Gates, quienes son los segundos principales financistas de la Organización Mundial de la Salud y principales financistas de la revista médica The Lancet; también son los principales financistas de la organización abortista que comercia con fetos humanos, Planned Parenthood que a su vez financian a los “fact chekers” de Agencia Ocote. Bill Gates con su fundación Bill y Melinda Gates, en conjunto con la John Hopkings y el Foro Económico Mundial, celebraron el 18 de octubre de 2019 el Evento 201, un “ejercicio pandémico” donde dieron un guión a funcionarios públicos y de salud de todo el mundo para entrenarlos en el manejo y control de una pandemia, prácticamente dándole instrucciones de cómo trabajar sin justificarlas con base a ciencia dura. Dos meses después se reportó el primer caso de COVID-19.

Es imperativo tener en cuenta que la pandemia NO es la causante de problemas económicos, fueron las medidas implementadas por gobiernos que siguieron como decreto las recomendaciones de la OMS, recomendaciones creadas por ONGs que tienen vínculos con Bill Gates.

Durante estas restricciones para comerciar libremente, los gigantes tecnológicos reportaron ganancias record, mientras que el ciudadano promedio se empobreció aún más, es la transferencia de riqueza más grande en la historia de la humanidad, y es de tener muy en cuenta que debido a los confinamientos que pedían que trabajáramos en casa, la demanda de equipos de cómputo que utilizan baterías aumentó, y casualmente Bezos de Amazon y Gates invertían en minas que explotan metales justamente para estas baterías.

A causa de las políticas gubernamentales de encierros y cuarentenas, muchas cadenas de producción de alimentos fueron interrumpidas, y según reportó The Guardian, casualmente es ahora Bill Gates el principal terrateniente de tierras cultivables en EEUU.

Una pandemia que se ajusta a los planes del Foro Económico Mundial

A tan sólo seis meses del primer caso de COVID-19 en EEUU, el CEO del mismísimo Foro Económico Mundial que participó del Evento 201, el alemán Klaus Schwab, publicó su libro “COVID 19: El Gran Reinicio”, un libro de 200 páginas con citas y demás, que exige que renunciemos al libre mercado, al capitalismo tradicional, y entremos de lleno a un reinicio económico con “alianzas publico-privadas” donde las corporaciones son las que toman las decisiones por nosotros, todo con el fin de que exista más “justicia social” y “menos impacto ambiental”. Según Schwab, la pandemia brindó una gran oportunidad para este “gran reinicio”, y según dice en su libro, el reinicio es la estrategia externa, la interna son los Objetivos de “Desarrollo Sostenible” de la ONU.

Vale mencionar que Klaus Schwab ha estado en el ojo del huracán en varias ocasiones por utilizar los fondos del Foro Económico Mundial para hacerse de jugosos negocios y comprar propiedades exclusivas:

Es imperativo comprender que oligarcas como Gates, Soros, Bezos y demás, utilizan un “lenguaje suave” o “soft-language” para ocultar sus verdaderas agendas, que tienen el poder económico para comprar cualquier medio de comunicación, y que han tenido bastante éxito en crear una histeria colectiva o psicosis de masas.

Con la excusa de la pandemia, se está imponiendo una inoculación obligatoria, violando la libertad y autodeterminación de los pueblos, su soberanía; con la excusa de un carnet de vacunación, se está instaurando un pase sanitario obligatorio y una identificación global, algo que se asemeja muchísimo al proyecto de Gates denominado ID2020; con un sistema de identidad mundial, y a causa de una crisis económica manufacturada por estos mismos actores, se estará implementando un sistema mundial de crédito social, basado en monedas digitales centralizadas; todo lo anterior para dar paso al sistema de crédito social, control absoluto sobre la población mundial, obediencia a cambio de no morir de hambre.

Y aunque pareciera un chiste de conspiranóicos, la siguiente imagen no dista mucho de la realidad:

Quien renuncia a su libertad por seguridad, no merece ni libertad ni seguridad

Benjamin Franklin