jue. May 23rd, 2024
por JACQUI DEEVOY para The Light
Traducido por Rodrigo Polo

La enfermera que afirma que el NHS (ministerio de salud de Reino Unido) mató a su esposo, dice que fue castigado porque rechazó la vacuna COVID.

La enfermera registrada Elena Vlaica, de 46 años, ha hablado muchas veces sobre el presunto asesinato de su esposo Stuart en el hospital hace 18 meses. Ella afirma que Stuart, de 54 años, que había sido ingresado en el hospital con una posible infección en el pecho, fue intimidado, humillado, recibió una sobredosis y se le utilizó para experimentar, antes de que finalmente lo mataran. Cuando ingresó en el hospital el 26 de octubre de 2021, Elena afirma que lo pusieron en una máquina CPAP (una máscara presurizada que expulsa aire) al 100 por ciento de presión algo que, según ella, destruyó sus pulmones.

Elena comentó: “Fácilmente podrían haberle dado oxígeno, pero no lo hicieron, no necesitaba someterse a un CPAP”. Se suspendieron todos los medicamentos necesarios, dijo, y agregó: “Stuart estaba tomando tabletas para la presión arterial y antidepresivos, pero estos se detuvieron tan pronto como se consideró que estaba al final de su vida, la suspensión repentina de los antidepresivos puede causar efectos secundarios dramáticos, por lo que una vez que comenzaron, los médicos comenzaron a tratarlos con otros medicamentos”.

Stuart fue puesto en un régimen de “nada [de alimento o medicina] por boca”, Elena no estaba al tanto de esto en ese momento, pero se enteró meses después de que logró hacerse con las notas médicas de su esposo con la ayuda de un abogado. “No tuvo comida ni agua durante 11 días”, dice entre lágrimas Elena. “Él estaba llorando, dijo que tenía hambre, todo está en las notas”. Sin informar a Elena, los médicos luego ponen a Stuart en un camino de atención de “final de la vida”. “No tenía idea de que esto estaba sucediendo en ese momento, nadie en el hospital me lo dijo y no se me permitió visitar debido a las reglas de COVID”.

Elena descubrió a partir de las notas médicas de Stuart, después de su muerte, que quien era papá y abuelo, con 264.55lbs de peso, había intentado escapar del hospital CUATRO veces. “Era un hombre grande y se necesitaron cuatro médicos para inmovilizarlo y sedarlo, me rompe el corazón pensar en esto, quería irse a su casa y lo detuvieron reteniéndolo físicamente y drogándolo”.

Un consultor comenzó a llamar a Elena por FaceTime todos los días. “Me llamó todos los días durante diez días a la misma hora, el lenguaje que usó fue extraño, era como si le hubieran lavado el cerebro al estilo MK Ultra, siempre comenzaba la conversación diciendo que Stuart no estaba vacunado.”

MKUltra: Programa ilegal de experimentación humana diseñado y llevado a cabo por la CIA de EEUU, tenía la intención de desarrollar procedimientos para forzar confesiones mediante el lavado de cerebro y la tortura psicológica

https://en.wikipedia.org/wiki/MKUltra

“Decía tres cosas una y otra vez: COVID, no vacunado, fin de la vida, era como una especie de PNL (programación neurolingüística), me dijo que Stuart no saldría vivo del hospital, discutí y peleé, había visto los resultados de sus análisis de sangre; eran normales, mi Stuart no era un moribundo, acaba de tener una infección en el pecho, lo quería en casa.”

Elena descubrió más tarde que para evitar que Stuart saliera del hospital, las enfermeras lo sedaron con midazolam y morfina, dos medicamentos que, juntos, reprimen el sistema respiratorio, le dieron lo suficiente como para matar a muchas personas, pero eran drogas que habían comenzado a usarse simultáneamente como un protocolo COVID.

Elena dijo: “Todo esto para evitar que se escape, para humillarlo aún más, le cortaron la ropa y lo cateterizaron, lo mantuvieron desnudo, no necesitó un catéter, pudo usar un baño, aunque obviamente no después de que lo sedaron”.

Para mantenerlo bajo control, Stuart recibió regularmente grandes dosis de sedante de benzodiazepina, midazolam y el opiáceo, morfina, le dieron más de 100 mg en total, suficiente (según un experto) “para derribar un elefante”.

Está bien documentado que estas drogas se usan como inyecciones letales en EEUU para ejecutar a los condenados a muerte, como enfermera, Elena sabe que a Stuart le habían dado una dosis mortal. “Estoy asombrado de que se haya mantenido con vida tanto tiempo, sin embargo, era un luchador y quería volver a casa”.

Como si todo esto no fuera lo suficientemente horrible, los médicos también estaban probando nuevos tratamientos de COVID en Stuart, nuevamente, Elena no supo nada de esto hasta después de su muerte.

“Comenzaron a darle varios medicamentos COVID en prueba, no aprobados en el Reino Unido: probaron Remdesivir en él, que se sabe que destruye el hígado y los riñones, y ha matado a miles en EEUU, donde Anthony Fauci lo recomendó como un tratamiento COVID, lo llenaron de anticuerpos monoclonales, además de antibióticos, era como un experimento nazi, sin consentimiento, no se respetó el Código de Nuremberg, ser utilizado como conejillo de indias humano sin dar ningún consentimiento es una violación de los derechos humanos. ¿Cómo se salieron con la suya?

El día de la muerte de Stuart es cosa de películas de terror, el 6 de noviembre de 2021, a la 1pm., Elena recibió una llamada del hospital para informarle que Stuart se estaba muriendo, cuando llegó, Elena pudo ver que estaba muy sedado. “Parecía que estaba en coma, ahora sé que estaba en coma midazolam, lo besé y pude ver cómo mejoraban sus niveles de saturación, sabía que yo estaba allí y yo sabía que estaba luchando por su vida, cuando la doctora subalterna me vio mirando el monitor, lo apagó, en ese momento apareció una enfermera con cinco jeringas de 10 ml en una bandeja azul, inyectó dos de ellos en la cánula de Stuart, el respiró tres veces, y luego, murió en mis brazos. Grité: ‘¡Ella lo mató!’, y luego me derrumbé, no recuerdo haber llegado a casa esa noche.”

Analizando todo lo que sufrió Stuart, Elena cree que estaba siendo castigado por no haber recibido la vacuna experimental. “Todos los días, lo mencionaron, parecían muy prejuiciosos al respecto. Stuart y yo habíamos decidido juntos no recibir las vacunas porque creíamos que eran demasiado nuevas y no había suficiente información sobre ellas, le dije esto a los médicos, y no les gustó.”

“Estoy 100 por ciento seguro de que mi Stuart fue castigado por no estar vacunado, y su castigo fue la muerte.”

Se pidió a la policía y a un forense que investigaran, se negaron según comenta Elena.

“Es difícil saber a dónde acudir y qué hacer”, dijo Elena. “Estos psicópatas deben rendir cuentas y no dejaré de buscar justicia para mi Stuart”.

Elena Vlaica aparece en el próximo documental Playing God (Jugando a ser Dios), producido por Jacqui Deevoy y Trailblazer Films. Puede apoyar al proyecto aquí:
https://www.crowdfunder.co.uk/p/playing-god

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *